No más Bullying...

REFLEXIÓN DEL ESTUDIANTE JOHN JAIRO FERNáNDEZ RUBIO, GRADO 11-1 IE DAGUA. PROMOCIÓN 2.016.

 

Uno de los principales problemas que se presentan en la actualidad es que la mayoría de las personas nos hemos convertido en profesionales dándole la espalda a los problemas, por considerar que no le afectan.

 

También podemos ver esta situación en un espacio donde sucede el Bullying, en el que las causas se consideran absurdas. Sin embargo, esto no en todos los casos , las consecuencias son leves. Pero siempre surge el interrogante: ¡¿Qué hacer contra el Bullying?.

 

El bullying es un problema que, como una bacteria, crece y se propaga cada día, además de sus muy nefastas consecuencias. Para muchos la solución es muy difícil, sino imposible.

 

En muchos casos, los niños y niñas victimas del Bullying deben enfrentarse a la ignorancia e imposibilidad de ser escuchados en sus casas. Esto conlleva a que algunos se defiendan ante la sociedad y otros, se dejan asechar y aplastar por ella. Para los segundos, la soledad se convierte en su mejor compañía y, la principal causa de su perdición. La soledad te dejo solo y ahora has perdido tu rendimiento y capacidad escolar, no tienes convivencia con tus compañeros, los cuales, por no decir mucho, te califican de flojo y raro.

 

Pero no estamos solos, la soledad no nos vence: cero problemas, cero bullying. Existen muchas instituciones llamadas a realizar tareas concretas, a involucrarse en la realidad de los estudiantes, conocer la profundidad y gravedad de los problemas y sus consecuencias.

 

Muchos casos de Bullying han iniciado en casa, porque allí no reina ni somos educados en el respeto, los valores y la tolerancia. En casa se siembran discordias y conflictos donde los más afectados son los hijos que, llegando a la escuela, asumen uno de los dos roles: Son violentos y agresivos, necesitados de afecto (Victimario), o se hacen débiles y sin criterios (Victima). A  esto se añade el silencio de los demás, el mejor aliado del Bullying y peor enemigo de las victimas.

 

Todos jugamos un papel fundamental en la sociedad y todos debemos comprometernos contra la violencia escolar, Bullying o matoneo. Ya es hora, detengamos este mal en crecimiento. Debemos reconocernos dentro de la Escuela como hermanos, como semejantes, como riqueza diversa fundamentada en la Tolerancia. Todos: Padres, estudiantes, docentes, instituciones, todos estamos llamados a colocar cada ladrillo por una sociedad justa, fundamentada en el respeto y comprometida con la convivencia y con la paz.